El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

miércoles, 23 de agosto de 2017

Gracias por tanto, Omega! (1995)


Si andás con ganas de ponerle algo de categoría y nivel a tu auto, podés probar asegurarte con Omega. Son tan distinguidos y amables… que te regalan un Movicom para hablar desde tu auto! En esta publicidad de 1995 está toda la data que necesitan para asesorarse. Eso sí, la instalación y el abono en pesos convertibles corre por cuenta de uno…

lunes, 21 de agosto de 2017

Un libro de rock… sobre un programa de rock (2009)

Anoche se produjo un hecho importante en nuestra televisión: el programa Peter Capusotto y sus videos retornó a la televisión de aire, esta vez por “Elnueve”. Sería erróneo decir que se trata de un programa que retornó a la tv comercial, ya que desde su concepción siempre fue pensado para ese tipo de tv, aunque haya gente que increíblemente lo niegue: puede costar creerlo para muchos, pero este ciclo originariamente fue pensado para Canal 13. Rechazado el piloto por considerarlo demasiado arriesgado para que triunfara, fue a parar a la señal de cable Rock & Pop Tv. Era el año 2006 y aún este ciclo era verdaderamente de culto, ya que muy pocos se enteraron de su existencia. Recién un año después, cuando pasó a las huestes de la Tv Pública, su popularidad creció a pasos agigantados. Su llegada al canal generó la llegada de otro programa humorístico, el de Fernando Peña (Isla Flotante), aunque éste sea mucho menos recordado. Gran parte de ese crecimiento, paradójicamente, fue gracias al apoyo que le comenzó a dar el Grupo Clarín: manteniendo aún una buena relación con el Gobierno de turno y casi que arrepintiéndose por haberlo dejado ir, Capusotto y Saborido (el otro escritor del ciclo, dueño de una voz muy característica) se cansaron de recibir notas halagadoras en Clarín y Canal 13. En todas ellas se recalcaba que Canal 7 era un canal frío y que no merecía estar allí. Sin embargo, desde esa nueva trinchera los creadores del programa prefirieron no concretar el pase de canal para seguir manteniendo el control sobre los contenidos y evitar que el minuto a minuto los devore. Fueron pasando las temporadas y si bien no aumentaba su rating, si lo hacía su éxito en el boca a boca y redes sociales: de ese período tan fructífero y creativo hoy rescatamos el libro de Peter Capusotto y sus videos, editado originalmente en 2009. De manera magistral, el libro plasma la misma esencia que ya veía tanto en el programa como en el ciclo de radio Rock & Pop “Lucy in the sky with Capusottos”, de la misma época. Además, como regalo especial, incluía a los personajes más famosos del programa para recortar y crear un móvil con ellos. En paralelo a este período, Peter Capusotto fue emitido por distintas cadenas de cable: primero por VH1 (2008-2009), luego por Muchmusic (2009-2011) y también por TBS (2011-2015). En 2007 realizaron un programa especial que funcionó como banda telorena de Soda Stereo en 2007, en 2008 vio la luz el DVD y las remeras oficiales, y en 2012 una delirante película en 3D. Con el cambio de gestión de la Tv Pública en 2016 Capusotto y Saborido optaron por abandonar el canal para tener aire asegurado en TNT, sin tener que esperar a que se reorganice la nueva gerencia. Ellos mismos aclararon muchas veces que no fueron censurados ni levantados, pero eso no bastó para que portales y medios afines al kircherismo lo siguieran diciendo incluso hasta el día de hoy. Finalmente llegamos a 2017 donde luego de mucha expectativa se pudo volver al programa original y con una hora de duración. Tal vez y no se lo vea con el mismo brillo que en sus primeras épocas (y con bastante publicidad entre medio), pero su estructura sigue dando réditos: el presentador Peter Capusotto (mezcla de Diego Capusotto y Pedro Saborido) presenta diversos sketchs siempre referidos al mundo del Rock (sobre todo de los 60 y 70) mechados con videoclips de la misma época y mucho humor sobre la política y las modas de esos años. Eso sí, con los años sus colaboradores fueron ganando protagonismo frente a la pantalla y de meros extras hoy son figuras infaltables. Puede que en los últimos años han sido más importantes las declaraciones políticas de Capusotto que el contenido de su mismo programa, pero éste sigue siendo algo muy interesante y valioso para ver. Y sobre todo para ver sin condicionamientos: sin verlo para después jactarse que uno sólo ve programas intelectuales o que “estoy de este lado de la vida”, simplemente verlo para reírse y conocer la música de otros tiempos. La verdadera y única razón por la que empezó el programa y por la cual sigue al aire. Si Dios y Perón quieren, por muchos años más…

Tapa y contratapa del libro de Peter Capusotto y sus videos, en su reedición de enero de 2010. Incluye pequeñas columnas de personajes disparatados y la historia de los personajes más conocidos del programa…

Móvil para decorar tu pieza con algunos de los personajes más famosos: Bombita Rodriguez, Violencia Rivas, Pomelo, Luis Almirante Brown y el mismo Peter junto a su arcoíris característico…

Nota de la revista Miradas de 2016, donde se anuncia la llegada del programa a TNT…

Publicidad que hasta ayer se pudo ver en la pantalla de Canal 9, anunciando la temporada 11, aunque en realidad gran parte de lo que se veía eran compilados de cosas ya emitidas…

domingo, 20 de agosto de 2017

Juguetes de antes, niños de siempre

Para que todos puedan tener su Día del Niño de alguna u otra manera, les enviamos este regalo para aquellos que hace rato no se lo festejan: una gran colección de juguetes, útiles y golosinas de los 60 y 70, aportados por Victoria Bequi... 

Ayer, hoy y siempre los ladrillitos para jugar y construir en la Argentina no son Lego sino Mis Ladrillos... aunque los Rasti no se quedaban atrás...


Algunas de las tantas variedades especiales posibles que Rasti ofrecía para sus jóvenes consumidores... hasta negros para armar había!


Ni Piñón Fijo llegó a tanto: el ChicleFort de Firulete, con un sinfín de sabores y niños alegres...


Tal vez no eran el regalo ideal para un niño (que siempre pero siempre esperará juguetes) pero el calzado Carlitos, como tantos otros, duraban bastante a pesar de millones de pasitos...


Dos de Rayito de Sol: el nombre que hoy relacionamos con bronceador en aquellos años significaba una gran cantidad de muñecos (sin relación entre ambas empresas), como los de Disney o el siniestro payaso Tippy... 


El guardapolvo Arciel sigue siendo una marca muy importante en el mundo de los guardapolvos, aunque si se atrevían a regalarlo un día como hoy la cara puede ser peor que la de ese pobre niño...


Muchos de los que hoy andan con su portafolios para todos lados llevan en ellos la costumbre de haberlo hecho desde chicos cuando sabían tener uno como los de la foto: portafolios Primicia.


Hoy seguirán por ahí un poco oxidados y abollados, pero estábamos en la época de oro de los juguetes que representaban cualquier cosa, como los marca Baltasar que sueña este chico... 


Una gran sorporesa tiene este chico ante ni más ni menos que el Mini Música Rayito de Sol, una especie de Discman de la prehistoria...


Para niños que les gusta andar a todos lados en bicicleta, podían seguirlo haciendo con su crack de fútbol atadito a su manubrio, gracias al bizarro juguete "La Pelota y el Crack"...


Varios años más tarde siguieron representando moda y distinción, pero hasta para los niños que jugaban en la calesita ya venían modelitos Lee...


Autitos podía tener cualquiera, pero no todos pudieron tener el privilegio de una envidiable pista tuerca Mini Acción, en sus dos imponentes modelos disponibles...


Galletitas bien clásicas y que perduran hasta hoy: Las Manón en su mini paquetito para llevar al colegio y en un mayor formato, aompañadas del Topo Gigio...


Aún más galletitas, pero en este caso traídas por Bagley: Rumba, Ópera, Merengadas, Bu Bu y muchas más podían ayudarte a aprender las señales viales o darle peso a un pobre burro...


Ya no son una golosina exclusiva para niños, pero se siguen fabricando con el mismo formato y mínimos cambios en el logo: así se veían las DRF en los 70...


El merchandising de superhéroes estaba más vivo que nunca y Batman te recomendaba el Batienigma de Batirama... perdón, Plastirama.


Tener una bicicleta sin rueditas ya era un privilegio, pero más aún era tener un bambicleta, un ponycleta o una patocleta... productos creados por Legnano


Mucho antes de la existencia del conejo de Nesquick, Súper Hijitus ya auspiciaba un cacao fabricado por Fel Fort: el soluble instantáneo Nutri.


La Plasticola ya era éxito de multitudes, así que se animaron a fabricar esta barrita adhesiva que se llamó Fix Cola...


Hace muchísimo que ya no tienen publicidad, pero casi no la necesitan: los chicos siguen comiendo y pidiendo Tita y Rhodesia como hace décadas...


Ninguna madre le gustaría que lo hicieran, pero esta publicidad de Alpargatas a través de su marca Far West incitaba a los niños a lustrar toboganes y gastar veredas de los lindo... 


El quesito Adler se sigue fabricando, pero hace décadas que ya no trae este tipo de auspicios infantiles: juguetes troquelables como el gusano o la bandolina...


La amistad entre Felipe Fort y García Ferré no sólo generó el Nutri Hijitus, sino también las Chocotitas de Oaky, las del "maxi chocolate"...


El huevo Kinder ni existía por estos lares pero muchas empresas ya apelaban al recurso de golosina + juguete, como el que se ve en este aviso de caramelos Candombe...


Su principal característica no era ser bellos o estéticos, sino ser bien rústicos para soportar cualquier tipo de golpes que da la vida: muchísimos modelos disponibles en estos avisos de Duravit.


A primera vista parece un aviso de Coca Cola, pero en realidad se trataba de una publicidad de muñecas Piel Rosé. Semejante nombre ameritaba tener una promo para este día del niño, aunque originariamente se festejara mucho más adelante en el calendario...


Hoy ni noticias quedaron de este niño-mascota de Marcolla, pero en alguna época esta marca apelaba a este modelo de estereotipo de chico de fines de siglo XIX...


En el arcón de productos que estereotipaban a las nenas y madres, encontramos este aviso de zapatitos de juguete Archy...


Muchos los recuerdan como una curiosidad de los años 90, pero los corazoncitos Dorin's (que siguen existiendo) existían desde mucho antes...


Para los nenes, carabinas. Y para las nenas, zapatitos de taco alto. Así solucionaba los problemas con el género de los juguetes los productos Archy...

sábado, 19 de agosto de 2017

El rodillo loco (1995)


Feliz cumpleaños Hugo Orlando Gatti! Además de aparecer en una gran cantidad de publicidades como la Ginebra Bols y el aperitivo Cynar hasta tener su propio artículo de merchandising (la Bola Loca), en 1995 realizó este aviso para pinturas Sherwin Williams, presentando un nuevo rodillo que no trascendió demasiado…

viernes, 18 de agosto de 2017

30/100

Este pasado 17 de Agosto fue el cumpleaños de Fm La 100, la radio que originariamente comenzó a transmitir en 1985 con el nombre de fm 5 estrellas pero que adoptó el nombre actual desde 1987. Eso hace que este año se considere la fecha de su aniversario 30, específicamente el 9 de septiembre del 87. Por pertenecer al Grupo Clarín, esta radio también fue fuente de críticas sobre la manera por la que fue adquirida: luego de que el Grupo adquiriera durante los 80 a Radio Mitre (pero lo blanquearan públicamente recién en la década siguiente) en los comienzos del menemismo sumaron a La 100 junto con gente de su diario al frente del Canal 13 aún estatal. Además, hasta 1989 su director de programación era Hugo Di Guglielmo, el hombre que progresivamente desde 1990 y hasta 2001 fue el gerente del 13 ya privatizado. Supo tener ligeras transformaciones en su nombre: siempre tomando como referencia la idea de redondear su frecuencia 99.9 al número 100, supo llamarse Fm 5 estrellas, luego la 100 5 estrellas para luego denominarse brevemente Cadena 100 y finalmente, y como lo hace ahora, simplemente La 100. A pesar de estos leves cambios de nombre, su estilo fue bastante constante: una emisora bastante “cool” dedicada a los hits del momento, siempre delicada y que nunca cayó en volverse exageradamente confianzuda y costumbrista. Supo escalar popularidad desde principios de los 90 con la llegada de los éxitos latinos pero luego se fue adaptando a las modas de cada época, por ejemplo incorporando mucho rock nacional y recitales acústicos exclusivos para competirle a la Mega o sumando transmisiones especiales de música retro 80 y 90 cuando gran parte de las fm lo hacían, allá por los 2000. También tuvieron sus épocas de paradores en la costa y cd’s temáticos promocionales con su música más pedida. Con esos cambios y todo, desde hace décadas es una de las radios fm que siempre se encuentra presente peleando el primer puesto entre las más escuchadas: en algún momento la contienda se realizaba con la Rock & Pop, mientras ésta se caracterizaba por no ser tan frívola y mainstream como sí lo era la 100. A su vez, su propio estilo fue copiado para tratar de robarle su preciado primer puesto, tal como ocurrió algún tiempo con la Fm Pop, una suerte de La 100 mucho más vulgar, popular y chabacana… por no decir “grasa”. Su principal contenido, entonces, fue siempre la música nacional e internacional más popular (junto a sorteos y rankings) pero eso no significa que haya tenido conductores/locutores famosos a lo largo de su historia: por sus micrófonos pasó gente como Roberto Pettinato, Fabián Cerfoglio, Ronnie Arias, Ezequiel Deró, Sergio Lapegüe, Marcela Oviedo Monserrat, Maju Lozano, Guido Kaczka, Alejandro Pollo Cerviño, Luciana Geuna, Anita Martínez, Claudia Fontán, Nora Briozzo, Guillermo López y su más reciente incorporación Santiago del Moro. Como una manera de tender un puente entre estas dos fechas cumpleañeras, presentamos esta pequeña serie de publicidades en torno a esta radio ahora perteneciente al Grupo Clarín. 

Una primera imagen de 1994, en sus momentos de mayor e imbatible popularidad, con ese muy recordado logo todo cuadrado que le daba un aspecto de radio española o mexicana: cualquier país de habla hispana menos Argentina. Su slogan sorprendentemente es muy similar al que tienen ahora: “Vive con Vos”. 


Una segunda imagen de 2005, con su logo y slogan más recordados: simplemente “Poné música”.


La siguiente publicidad es de 2012, cuando también estaban de cumpleaños (número 25) y ya habían estrenado el logo y slogan actuales: “99.9 y vos”. Su figura central era, como lo venía siendo desde hacía mucho tiempo, Lalo Mir, quien se retiró a fines de 2016. 


La última foto es de este año, donde si bien estos dos detalles antes mencionados siguen vigentes, se ha incorporado el sub-slogan “Gente diferente, una radio diferente”.  Evidentemente seguirán las canciones y géneros evolucionando y quedando en el tiempo, pero da la sensación que la radio que desde hace 30 años se viene dedicando a eso no quiere perder vigencia ni estilo anglo-soft y promete seguir existiendo a pesar de todo. 

jueves, 17 de agosto de 2017

Primicias del Libertador (1997)


Como siempre, toda la info para lucirte este 17 de Agosto te la trae Anteojito y un número especial (de 1997) dedicado íntegramente a San Martín: sumplemento indispensable, ilustrativos stickers sanmartinianos y un fabuloso troquelado...

miércoles, 16 de agosto de 2017

Un nuevo cookie round

 

Quién iba a decir en 2011 que Pepsico iba a lanzar al mercado un producto que iba a revolucionar el mundo de las galletitas de manera impensada. En aquél año sin publicidad ni anestesia desarrollaron las Toddy, las galletitas con chips de chocolate que crearon una verdadera revolución, sobre todo cuando en 2012 su alta demanda iba a provocar un curioso desabastecimiento, que generó en el ambiente adolescente todo tipo de teorías conspirativas. La cuestión es que desde entonces muchas empresas no se quisieron quedar atrás y comenzaron a producir imitaciones de esta galletita tan particular: así nacieron las Cindor de Arcor (copiando el recurso de dotar a la galletita con el nombre de una chocolatada) pero también las Gaona, las Carrefour, las Great Value de Wallmart, las Vea, etc. Pero la empresa que más quiso hacerle frente a las Toddy siempre fue Mondelez, los dueños ni más ni menos que de las Pepitos: aquella marca que constituía el genérico en el país de la galletita con chips, aquella tan pero tan popular que sobrevivió a la globalización de las marcas en los 90 y zafó de denominarse Chips Ahoy. Dicha marca empezó a ver amenazado su imperio y contraatacó con las Pepitos Chispas, una mala imitación de las Toddy que desapareció rápido del mercado. Pero Mondelez no se rindió y este año desarrolló un increíble producto para destronar una vez y para siempre a los de Pepsico: luego de, según ellos, 1 año y medio de testeos, sacaron al mercado las Milka Cookies. La marca de la vaca lila, que ya supo tener en la Argentina sus versiones en barras de chocolate, bombones, helados y alfajores tendrá por vez primera formato galletita. Las Milka Cookies pueden conseguirse en sabor tradicional o como el de la foto: Choco Cookies, con chips de varios tipos de chocolate, algunos más oscuros que otros. Para aquellos que son fanáticos de las Toddy, puede decirse que esta variedad les puede resultar muy agradable para probar: desanima un poco que casi un tercio del paquete está relleno de aire y su precio no baje de los 30 pesos, pero luego de eso se puede encontrar un muy buen sabor de masa. En el caso de estas Choco Cookies, son de un sabor un poco amargo que las hace irresistibles: en comparación, las Toddy Black son mucho más dulces. Pueden percibirse los ingredientes “terrabusescos” entre la masa de la galletita: es muy similar al sabor de los copetes de las Variedad, pero muy bien aderezados con chips de chocolate amargo como el de la cobertura de sus alfajores y otros más claritos, más parecidos al verdadero sabor Milka. Ya han aparecido en algunos programas el PNT de estas nuevas galletas, pero aún ninguna otra campaña. Veremos si las Milka Cookies logran arañarle algo del mercado a las imperturbables Toddy o si simplemente se vuelven una curiosidad más de las tantas que esta página supo cubrir… 

martes, 15 de agosto de 2017

Va como Limonazo (1984)


Hace unas semanas que La Serenísima estrenó un spot preguntando con qué cosas sus quesos combinaban a la perfección. Ante la pregunta de un locutor “va con tal cosa?”, algún chico gritaba convencido a la pantalla “Va!”. En 1984 el jugo de limón Minerva había hecho una campaña similar, recomendando que este producto distribuido por Cusenier (y hoy por Dellepiane) andaba con todo, inclusive indicando la zona geográfica de cada plato donde el limón mejor quedaba. Si tuviera que realizarse una campaña así de vuelta, de seguro que se animarían a jugar con la última sílaba de la marca para hacer algo al estilo “Miner-Va con todo…”  

domingo, 13 de agosto de 2017

Cómo va el mes? (1997)


Hace 20 años éstos eran los números de la tv abierta: Telefe estaba súper puntero y bien tranquilo, sin nadie cerca que le pudiera romper las pelotas del liderazgo. El 13, más preocupado por su guerra interna sobre si seguir como canal frío y de calidad o entregarse a las mieles de lo popular, tenía el segundo puesto despejado y sin nubarrones sólo para él. América demostraba que el vivo era también fórmula de éxito y ya había logrado quedar cuarto, pero aún no estaba todo dicho y estaba latente el salto hacia el tercer puesto, dejando bien atrás al comatoso y vetusto ATC, en una de sus peores épocas de contenido y audiencia. Por su parte el pobre 9, descorazonado, no encontraba el rumbo y de a poco sus números seguían cayendo y ya no representaba una amenaza para nadie. Justamente este gráfico de rating fue extraído de una revista Noticias donde ya se comentaban los rumores sobre la venta del canal. Si bien don Alejandro Romay negaba todo y prometía miles de programas nuevos, la realidad es que a las pocas semanas Canal 9 Libertad pasaba a manos de Prime Televisión…

sábado, 12 de agosto de 2017

La esponjex (1969)


Dentro de las interesantes creaciones del pasado que parecían venir de un futuro no muy lejano podemos encontrar este producto de Odex de 1969: esponjas de acero con detergente incluido para lavar ollas y sartenes. Y no cualquier detergente, sino detergente Avivex! Productos que por aquellos años se fabricaban en la Argentina y que si hoy se quisieran volver a comercializar llegarían importados vaya uno a saber de qué país. Sin dudas que Odex está muy íntimamente vinculada al polvo limpiador, aunque en otras épocas también su nombre estuviera en jabón y blanqueador para la ropa e inclusive en productos para la cocina. Su principal antecesor es el Puloil, ya comentado previamente en esta página, pero Odex logró sobrevivir varios años más que el antes mencionado. El cese de su fabricación en la Argentina en 2014 terminó con una era en la que su eterno fabricante, Colgate Palmolive, además de dentífricos y jabones de tocador era productor de artículos de limpieza y cuidado del hogar: un ejemplo de ese período eran los limpiadores líquidos para pisos de mismo nombre y el jabón para la ropa Kop, que también se dejaron de producir hace muchísimo. Este año Colgate Palmolive celebró sus 80 años en la Argentina y el pobre Odex ni estuvo mencionado. En Uruguay, en cambio, se lo sigue produciendo junto a los limpiadores líquidos marca Fabuloso. Sin embargo, no todo necesariamente está perdido para la pobre latita de cartón: en 2016 Colgate se desprendió de varias marcas que pasaron al Grupo Queruclor, los fabricantes de Querubín y Cuca Trap. La principal fue Polyana, pero también se quedaron con el talco Aktiol y con Odex.  En su página oficial no está anunciada su fabricación por ningún lado, pero si aparecen ofertas de mayoristas y fotos con fabricación en 2017, e inclusive con el mismo logo de siempre. ¿Aparecerá próximamente alguna publicidad alusiva al retorno de este histórico producto de limpieza? Es una incógnita, pero por lo pronto habrá que ponerse los guantes para lavar porque dudo mucho que estas esponjitas con detergente Avivex (marca que sigue existiendo en Colombia y Nicaragua) realmente no dañen las manos…

viernes, 11 de agosto de 2017

Deportes por la mitad (1986)


Falta poco para que termine la semana. Para que no te termine de golpear y lesionar, mejor utilizá un poco de pomada Salicrem. Sí, esa que vimos hasta el hartazgo como PNT en programas de la tarde junto a la pomada Manzan, la crema antifúngica Sinamida, el adelgazante Arceligasol y el jarabe Pulmosan. Pero nosotros no nos referimos a ésa sino a la versión retro, aquella que vemos en este aviso de 1986 y que no podía faltar en un bolso de entrenamiento de la época…

jueves, 10 de agosto de 2017

Un chocolate alado (1959)

En los años 50, tomar algo de nombre Águila podía significar algo más que chocolate...

Las Recetazas que proponía Águila para 1995, en un recorte de publicidad encubierta de Selecciones...

Marcas de chocolate hay muchas, y de chocolate para taza también, pero a pesar de la gran cantidad de nombres que hay el chocolate Águila sigue siendo el más famoso y su calidad se ha mantenido lo más que se ha podido. Las generaciones más jóvenes conocen la marca y le agarran cariño por ser la dueña de la Minitorta, mientras que los más veteranos saben que después de “Águila” aparecía el término “Saint”. Justamente nuestra primera imagen es un aviso de 1959 con ese nombre compuesto, el original y primogénito, junto a la histórica barra de chocolate la cual aún estaba pintada de otro color que no era el rosado. Detrás de ella aparecen productos que hace décadas dejaron de existir: café, yerba mate y té Águila Saint, todas bebidas apropiadas para disfrutar deleitando mientras se escuchaba el radioteatro de Nene Cascallar, o prepararse para salir a bailar con los Bailables Águila. Pero increíblemente la historia de esta empresa no arrancó con el chocolate, como uno supondría, sino con otra bebida: en 1880 Abel Saint abre una tienda dedicada a la comercialización de granos de café. Recién a la década de nacida, es que Saint abre una fábrica para empezar a producir su propia mercancía y allí aparecería nuestro querido amigo derivado del cacao y compañero de los submarinos. Otro hecho muy importante ocurriría en 1930, cuando se dedican a la fabricación de los helados Laponia, los creadores del Patalín (hoy parte de Frigor) y desde aquellos años hasta la década del 80 su diversificación estuvo dedicada íntegramente a la creación de golosinas para kiosco: así fueron apareciendo productos recordados como el chocolate Comprimido, el Patito, el Librito (con cuento incluído), el Cisco, el Express (en láminas/escamas), el bocadito Colibrí, los chocolatines homónimos o las Medallones de menta bañadas en chocolate. Fue durante esos años también (específicamente 1982) que Águila rediseña sus envoltorios y planea que su barra de chocolate se vuelva una aliada para las amas de casa y reposteras: recién en esa época el paquete pasa de amarillo anaranjado al rosado inconfundible actual, además del lanzamiento de baños de repostería, chips para decorar tortas y postres y demás delicias para la cocina. Una renovación de semejante envergadura tenía que tener una publicidad que debía estar a la altura de las circunstancias, y es así como quedó para la posteridad aquél aviso televisivo del hombre que quedó con piel negra de tanto comer chocolate desde que nació, publicidad como mínimo polémica para la actualidad pero que en su momento causó muchísima gracia. Otro gran cambio se produce en 1993, cuando Arcor compra la compañía y modifica su estructura para siempre: algunas de sus golosinas clásicas comienzan a desaparecer en detrimento de las de Arcor y se borra el nombre Saint. Para 1995 (el mismo año en el que se publicaron las recetas que vemos en la segunda imagen) se produce una interesante fusión: nacen las galletitas bajo esta marca, que no serían otras que las Maná y las Saladix, el primer producto salado de Águila. El nuevo Milenio iba a esperarlos con una creación inesperadamente exitosa. En 2002 nacen las especialidades Águila, una serie de 4 bocaditos bañados en chocolate: Barquillo, Bizcochuelo, Biscuit y Minitorta. Ésta última se convertiría en un éxito inusitado  generando su permanencia hasta el día de hoy e incluso una versión helada en 2006, que aparece en la primera imagen junto a la mini presentación individual del chocolate, ideal para quienes sólo quieren una taza y corren el riesgo de devorarse un paquete completo. Para el 135 aniversario, en 2015, Águila relanzó su histórico envoltorio y realizó una serie de avisos como el publicado, donde la dedicación a la elaboración de un postre era más importante que la terminación. Y de esa famosa barra se crearon cientos de ediciones especiales con fragmentos de historia argentina o hasta sobre turismo, como el creado por Mario Markik con fragmentos de toda la Argentina. Actualmente además del famoso alfajor y la barra clásica, se puede conseguir la variedad blanca (envoltorio amarillo) y la súper amarga con 60% de cacao en paquete negro como el de la foto, pero también aparece camuflado dentro de otros productos como los Butter Toffes o los productos Cofler. Eventualmente aparecen los huevos de pascua de la marca, así como la salsa para acompañar helados y las variedades rellenas de mousse, pasas, almendras, etc. Para alguien fanático del chocolate, de los alfajores o del submarino, es muy difícil no haberse topado con un producto Águila y con su inconfundible sabor, levemente constante con el paso de las décadas. Definitivamente, un chocolate alado (como el águila de su frente) que ha tenido la suerte de trascender las meriendas de generaciones, a pesar de estar elaborado sin leche. No tendrá la fama de Milka, Nestlé o Cofler, pero se ha ganado su público y aún tiene mucho camino por recorrer, nadando en alguna taza argentina…

Productos imperfectos para una marca que se autoproclama perfecta e irresistible (2015)

 
Frente de chocolates Águila de 2017, tradicional y extra fino.

Porque todos se deben quedar con la curiosidad, aquí aparece lo que se publicó en el dorso de los envoltorios de la imagen anterior.

Pasa inadvertido a simple vista, pero en los envoltorios que cuentan con comentarios de Mario Markik está representada una Argentina completa. Esta foto publicada en la red social de Águila debela el misterio. A mano derecha, un chocolate Cofler-Águila relleno de mousse...