El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

lunes, 15 de julio de 2019

Belleza turca (1984)


Hoy se cumple un mes de la muerte de la vedette y actriz sanjuanina Beatriz Salomón. Si bien sus trabajos más destacados fueron en la tv y el teatro, también tuvo una interesante carrera publicitaria. Tras haber sido cajera del Banco San Juan y virreina de la Fiesta Nacional del Sol, tuvo la suerte de ser modelo publicitaria en varias marcas: suele recordarse su participación en los comerciales de la vajilla Durax, de los cigarrillos Parisiennes o de la Lotería de la Rioja junto a Alberto Olmedo. Aquí encontramos otro aviso con su imagen: del año 1984, una publicidad de Andrea Coiffeur, que anunciaba orgullosamente la inauguración de un local en Lomas de Zamora (además de los ya existentes en Barrio Norte, Palermo y Martínez) donde también se hacía gimnasia modeladora y aerobics, entre otras disciplinas. Todo con el auspicio de L' oreal como se ve debajo de todo...

sábado, 13 de julio de 2019

Intercambiemos dulzura (1992)



Para estas épocas invernales el chocolate es lo ideal, y hoy a colación recordaremos ese extraño invento que Bagley (cuando era Bagley y no Danone-Arcor) creó en 1992.
Se trataba del Camille Bloch, una marca de chocolates suizos que a partir de ese año podían conseguirse importados pero también iba a empezar a fabricarse en la Argentina. Hacen bien si a estas alturas se están preguntando “Pero ¿Cuál es el sentido de hacer en la Argentina un chocolate que se trae directo de Suiza, o por qué se decidiría comprar el nacional si tengo el original?” porque en esta publicidad Bagley aclaraba que no eran los mismos: venían de Suiza 6 sabores importados (clásico, blanco, con café, con almendras, con marroc y amargo) mientras que los elaborados bajo supervisión suiza en el país eran apenas 3, incluido el infaltable “con leche”.
A todo esto… qué es Camille Bloch? Es el nombre del fundador de la susodicha empresa fundada en 1929 en Berna (Suiza obviamente) y que en la actualidad sigue existiendo siendo manejada por uno de los herederos, ocupando el cuarto lugar en el ranking de empresas chocolateras mundiales y que lo más cercano que les quedó de algo argentino es una línea que fabrican que se llama “Torino”. Fuera de eso, de este extraño experimento noventoso no quedan rastros.
Muchos menos rastros quedaron de la Bagley auténtica, ya que luego de venderse a Danone en 1994 y recortar gastos tras la crisis de 2001 suprimió su división de chocolates jubilando sus chocolates para taza, el Graffitti original, el mítico Tubby y hasta el Chocolino, que pasó a manos de La Virginia…
Esto a Ricardo Fort no le hubiera pasado!

jueves, 11 de julio de 2019

Te como y no te puedo encontrar…


Hace casi una década pude conocer unas galletitas de agua que, si se venían fabricando de mucho antes, las había ignorado totalmente. Se trataba de las galletitas Fargo, que venían en un paquete turquesa las tipo sándwich y marrón las integrales. Había además variedades sin sal. Venían troqueladas (ese estilo propio de las antiguas Crocanas y que luego supieron copiar otras como las Hogareñas o las Mayco) y eran verdaderamente muy sabrosas. Junto a las Granix integraban ese grupo de galletas de agua de perfil bajo pero buena calidad.
Pero llegamos al año 2014 y tras un extraño cambio de colores (las sándwich empezaron a venir en paquete amarillo) seguido de una desaparición de meses del producto aparece el paquete que vemos a la izquierda en la primer imagen: tenían el mismo sabor tostadito rico, pero la galleta se había achicado una barbaridad y había perdido su troquelado. Un par de años más y este austero relanzamiento también desapareció sin avisar. Para seguir esta historia ahora hay que transportarse al 2019…
Sorpresivamente nos encontramos con las galletas que se ven a la derecha: nada de sándwich sino variedades con mix de semillas y otra con salvado “doble”. Varios indicios nos hacen pensar que no es un relanzamiento de la “galleta Fargo” sino un producto nuevo, asumiendo que nadie se acuerda de las anteriores: cambiaron totalmente la forma y ahora emulan a una simpática rodaja de pan de la empresa. Algo ingenioso en las fotos pero en la galleta original suele ser la parte que se rompe si el paquete se manipula con violencia. No volver a sacar el “sabor agua” es otra muestra de que estas nuevas galletitas no quieren saber nada con la historia previa de Fargo, y por lo menos por ahora no tienen intenciones de volver. Una lástima.
En cuanto a su sabor, no se trata de algo sorprendente o que impacte mucho. Las de salvado resultaron más ricas que las de mix de cereales, pero sin ser una diferencia abismal. El gusto a las antiguas Fargo se perdió y no aparece ni de casualidad. Pero si se es alguien para nada exigente con el gusto de estos productos, zafan perfectamente para comerse solas o con algún untable.
Pero como Fargo es una marca muy relacionada a pan, no podemos evitar subir algunas cosas más sobre el rubro. Primero, un camioncito ochentero marca Northplastic que usaba el logo Fargo de publicidad, de la época que la empresa era efectivamente argentina: actualmente pertenece a Bimbo. Increíblemente este camión se exhibía en una juguetería en pleno 2019 como si nada…


Además otra publicidad de Fargo, de 1986: se trataba del pan Salvado Doble Diet, una ocurrencia sobre una mujer excedida de peso que se pensó en su momento como ingenioso y hoy tal vez sea considerada hiriente. Como sea, ese estilo de publicidad con dibujos así fue utilizado por la marca hasta mediados de los 90…

miércoles, 10 de julio de 2019

Una tv de Rechupete (2001)



Recesión, impuestazo, recorte a las universidades, corrupción con La Banelco, Corralito, ajuste a los jubilados y pensionados, vacío de poder, suba del riesgo país, fetas de salame adentro de los sobres de las elecciones, Estado de Sitio, el Oso Arturo como guardaespaldas, cacerolazos, represión, 39 muertos… habrá algo bueno para rescatar del fatídico gobierno de De la Rúa? Algún logro, en el fondo del tarro? Bueno, hay uno que sí, y que tiene un mediano consenso en todos los sectores de que fue valioso y plausible: durante el breve gobierno de la Alianza los medios estatales gozaron de una gran pluralidad y, luego de años, muchos volvieron a sintonizar el ex ATC (denominado a partir de allí Canal 7 Argentina) para encontrarse con todo tipo de propuestas. Tal vez con un presupuesto no tan abultado como el de los canales privados pero con notoria calidad e intención de hacer algo diferente a lo que se venía haciendo hasta entonces.  
Encontramos así este recorte de 2001 con algunos de los programas que se podían sintonizar por el Canal 7, con ese logo tan extraño, pero que así y todo fue aceptado. Además de las estrellas mencionadas Mirta Legrand, Franco Salomone, Lana Montalbán, Pacho O Donnel y Felipe Pigna, por la grilla también podíamos encontrar a Nancy Pazos, Julio Bárbaro, Rodrigo de la Serna, Carlos Polimeni, Diego Capusotto, Diego Bonadeo, Adolfo Castelo, Luis Majul, Mex Urtizberea, Laura Ubfal, Fabio Alberti, Ángel de Brito, Gisela Marziotta, Juan Alberto Badía, Víctor Hugo Morales, Juan Pablo Varsky, Osvaldo Quiroga, Marcelo Longobardi, Antonio Fernández Llorente, Pinky, Miguel Rodríguez Arias, Horacio Embón, Martin Souto, Mario Socolinsky, Luis Farinello, Claudio Morgado… todos oficialistas? Me temo que no. Y si hubo alguien responsable de la caída de De la Rúa, fue cualquiera menos ellos desde esa pantalla…  

martes, 9 de julio de 2019

Ay Patria Mía! (1989)

Hace 30 años se producía un hecho inevitable de reseñar para la historia argentina contemporánea: tras elecciones y traspaso de poder adelantado, finalmente un 8 de julio de 1989 asumía Carlos Saúl Menem lo que sería su primera presidencia, acompañado de su vice Eduardo Duhalde. Horas Antes de este trascendental hecho, Alfonsín y Víctor Martínez habían presentado su renuncia. También ese mismo día, luego de la jura de Menem, se le tomaría juramento al intendente de la ciudad de Buenos Aires, Carlos Grosso. Horas más tarde, como la fecha patria lo indicaba, el flamante presidente riojano presidiría el tradicional desfile militar por el aniversario número 173 de la Independencia. Todos datos los podemos conocer gracias a este ejemplar de La Nación del día siguiente, 9 de Julio del 89, que ya valía 140 mil Autrales donde además del eterno llamado a la unidad de los argentinos, podemos ver esa foto de traspaso de mando (no repetida desde el traspaso Yrigoyen-Alvear) que quedó para siempre en los libros de texto escolares.


Pero a la cosa no queda ahí: en ese mismo diario algunas páginas adentro nos encontraremos con una solicitada del partido saliente, la UCR (con Leopoldo Moreau entre los firmantes) donde se le brindaba su apoyo al presidente pero donde además se cobraban el hecho de que al alfonsinismo no se le había permitido la privatización de Entel y Aerolíneas Argentinas, algo que ahora aparentemente se podría hacer como un simple trámite. Pero más allá de las chicanas, con una profunda necesidad de cuidar la joven democracia, que no tenía más que 6 años de vida. 

El mundo comercial no se quedaba atrás y los centros comerciales Jumbo y Unicenter se jactaban que iban a estar abiertos como siempre, para festejar el feriado en sus locales. Justamente para ellos estaba por comenzar una época muy gloriosa y fructífera de la que aún quedan secuelas…

Finalmente, para la misma semana de aparición de dicho diario, en la revista la Semana (que para más adelante en ese 1989 se convertiría en Noticias de la Semana) se publicaba una entrevista al artista uruguayo Carlos Perciavalle, en donde justamente en una parte de su nota se hablaba sobre su participación (aparentemente ad honorem) en la campaña menemista, donde supo guionar e interpretar tanto a Benjamin Franklin (el del billete de 100 dólares) como a un vampiro “chupasangre” de esos que si ganaba Menem se iban a tener que ir del país. Paradójicamente, Carlitos (el uruguayo, no el riojano) se estaba yendo del país en ese mismo momento, aunque hay que reconocerle que siguió manteniendo lo que dice la nota (su aprecio por Menem) mucho más allá de 1999…  

lunes, 8 de julio de 2019

Vidrieras del Siglo (1962)


Algo interesante para ver un Lunes feriado: no perderse hoy a las 17hs Claudia en Tv por Canal 9 CADETE, tal como se ve que se asoma por el costado de esa poco liviana cámara. Tal como afirma este aviso de 1962, se dedicarán una vez más a mostrar las vidrieras de los más cotizados salones de ventas. Un porte publicitario para dar a conocer un poco más a Claudia, “la revista femenina de la mujer moderna” que se dedicaba tanto a los temas clásicos del hogar como a cuestionamientos al estereotipo de mujer de aquellos años, publicada por la brasilera Editorial Abril entre 1957 y 1973. Por esa misma editorial en el país también se produjeron publicaciones como Panorama, Misterix, Radiolandia 2000, Tv Guía, Parabrisas, Corsa, Antena, el Pato Donald o Siete Días… 

domingo, 7 de julio de 2019

ChocoBiscuits Soriano, para comer con la mano


Queríamos terminar esta Semana de la Dulzura buscando hacer mención a algún producto vistoso, diferente, que no se haya hablado antes, en lo posible rico… y lo hemos encontrado: se trata de los Choco Biscuits de Soriano, los cuales se venden en un inmenso paquete metalizado que de lejos tiene el aspecto de un pan dulce.
La marca Soriano hace rato nos llamaba la atención por esta característica: vender productos, sobre todo tostadas, con envoltorios que daban el aspecto de ser bien retro: envases que parecía que hace décadas no se retocaban. Sin embargo, este nuevo producto, que oportunamente aparecía en las góndolas especiales sobre Semana de la Dulzura, se destaca por verse más acorde a estos tiempos.
Generaba cierto resquemor probar algo de una empresa que hace tostadas agridulces 8algo no muy atractivo para mi parecer) pero el resultado fue totalmente excepcional y merece ser recomendado: en el envase vienen 8 paquetes prolijamente envasados con un gris metalizado, y dentro de cada uno aparece un bastón como el de la foto. A pesar de la atípica forma de ofrecer este producto, el aroma y sabor del chocolate tipo baño de repostería es muy bueno. Hace recordar mucho al sabor y olor de los clásicos Habanitos que aún vienen. Lo mejor: dejaban en la boca el dejo de chocolate amargo por un rato largo, para seguirse relamiendo en la gula de comer un producto así. Nada de sabores grasosos o empalagosos: un gusto amarguito que se aprecia un montón. Lo crocante de la tostada sabor vainilla le da un toque especial también. Que la forma de cuña para puertas no los asuste, hay que animarse a degustarlos.
Soriano y sus orgullosos 90 años de vida ya han producido de este tipo de tostadas (perdón… biscuits) con chips de chocolate en su interior, pero los mencionados ChocoBiscuits definitivamente están en otra dimensión. También hacen unas pequeñas galletitas ajo el mismo concepto, pero no son lo mismo. Igualmente, se agradece que sus productos tengan dando vueltas una sensación de “frescos” que no siempre abunda.
A pesar de ser un artículo costoso, realmente vale la pena probarlo y quedar muy bien cayendo a un té o merienda con este producto no muy conocido pero de gran calidad, sobre todo para los nostálgicos de las BayBiscuits de la época de Terrabusi…

viernes, 5 de julio de 2019

El compacto del momento (1964)


Luego de que hace unos días publicáramos varios avisos de calefones para paliar estas épocas tan frías, ahora sí encontramos un aviso de la marca más recordada por los argentinos: faltaban algunas décadas para que Orbis hiciera sus tradicionales avisos con “El Diablo”, pero como vemos en esta publicidad de 1964 ya eran de apelar al humor para vender sus productos. La expresión “compacto último modelo” es una manera de utilizar el lenguaje típico de la época referido a los automóviles, pero sirve para que Orbis se de autobombo y enuncie que desde 1961 la está rompiendo con una exitosa línea que a pesar del paso de los años le sigue dando réditos y no necesita sacar innecesariamente modelos nuevos. Un concepto difícil de entender para la marcas actuales: podrán cada año darnos una virtud humana o cualidad nueva si las compramos, pero difícilmente digan mensajes del tipo “si lo que hacemos está bien… para qué cambiarlo y sacar modelos nuevos al pedo?”
Finalmente, una pequeña anécdota sobre Orbis: había en mi casa pegado a una ventana el sticker con el diablo de Orbis enojado y arrugado, preguntando algo así como “éste también se pinchará?” o algo así. Debo reconocer que algo de miedito me daba…  

jueves, 4 de julio de 2019

Y la música siguió sonando, y la vida también (1986)


Desde que hace unos meses habíamos subido esa publicidad de 2003 en donde por pocos pesos estaba de outlet tanto un CD de Bandana como uno de Mambrú, nos ha quedado pendiente hacer una pequeña revisión de la historia de Tower Records, la empresa que estaba anunciando en ese momento la oferta y que con el paso del tiempo también quedó en el outlet de marcas de tiendas físicas como Blockbuster…
Esta gran empresa nació en 1960 en Sacramento, California, de la mano de Russel Solomon, fallecido en Marzo de 2018. En sus principios funcionaba como “drugstore” siendo los vinilos de la época apenas un producto más de los que vendían, aunque era evidente que el negocio iba por allí así que para el 61 el local volcaba hacia la temática musical drásticamente y de manera muy acertada. A los pocos años ya se estaba gestando la expansión hacia otras ciudades aledañas, como San Francisco o New York.
La década del 70 completa contempla su época de oro, con dos factores característicos: una agresiva expansión por todo el globo (México, UK, Hong Kong, Canadá, Tailandia, Taiwan, Corea del Sur y su mítica llegada al Japón en el 79, quienes se escindirían de la casa central para 2002) junto a buenas medidas de marketing para atraer clientes, como no exigir un uniforme ni peinado en particular a sus empleados, generando que éstos se parecieran a los eventuales consumidores. A este hay que sumarle un completo catálogo que incluía una gran cantidad de discos que estaban relegados a circuitos pequeños de circulación, sin importar el género en boga. Un dato para el infarto de los Mc Donald: se permitía que cada filial tuviera características particulares en su catálogo, acorde a los gustos de la zona, fomentando un nicho interesante de clientes que a su vez cuando viajaban tenían la obligación de visitar los Tower de otros sitios para ver cosas distintas… estando abiertos hasta la madrugada!
La primer crisis a la que se debieron enfrentar fue la llegada de la música disco (que disponía de otros consumidores, no tan fanáticos de las disquerías) y el desafío de ese nuevo formato que se le decía Compact Disc o simplemente CD. Se pudo costear la complicada década del 80 ofreciendo aún más productos (como libros, revistas, películas, instrumentos o videojuegos) y hasta sacando una revista mensual muy completa inicialmente gratuita llamada Pulse. Los vinilos siguieron llegando, pero  al ser un aparente formato en retirada, pasaban a ocupar las estanterías de pisos superiores, más lejanos a las “zonas calientes” cercanas a la calle. Semejante fiebre del consumismo parecía no tener fin y no resultaba para nada descabellado seguir ampliándose hacia otros mercados, incluido el Latinamericano. Ya ahí es donde finalmente aparece la Argentina, tratando de no relacionarlo con un pájaro de mal agüero.
La versión oficial dice que Tower Record llegó al país oficialmente en 1997, pero en nuestros extravagantes archivos apareció la primera imagen: una publicidad de 1986 donde se ofrecen VHS de conciertos de pavada de artistas como Genesis, John Lennon, Iron Maiden, Duran Duran, Frank Zappa, Queen o Dire Straits. De yapa, se ofrecían videos de los recientes fenómenos We are the World y Live Aid, ambos con algo de “material extra”. Puede hacer reír a los melómanos que los títulos de los temas estén en castellano, pero de seguro que si tuviesen 70 australes en el bolsillo no dudarían en comprar uno de estos videos y recibirlo por correo… sobre todo porque el precio incluye gastos de envío! Tal vez eso resulte más sencillo que concurrir hasta la sede o llamar por un anticuado teléfono a disco… No estamos del todo seguros si esta publicidad corresponde a un legítimo Tower Records o de un local que se apropió del nombre sabiendo la fama mundial, pero no deja de ser una imagen anecdótica muy particular.
Decíamos que Tower llega al país en el 97, asociándose con el empresario Eduardo Constantini para poner un pie primero en Buenos Aires y más tarde pensar la apertura de locales en Rosario, Mar del Plata, Mendoza, Tucumán y Córdoba. Se pensaba una expansión en grande y a largo plazo, buscando de a poco hacerse su lugar por encima del instalado Musimundo. La idea inicial era que al cabo de 10/20 años Tower Records estuviera bien instalada como marca en todo el país además de Brasil y Chile, pero el destino fue bien diferente a nivel local e internacional: el desmesurado crecimiento durante los 90 de la empresa empezaba a generar costes demasiado grandes, y tras el progresivo crecimiento de los formatos no físicos con el bendito MP3 a la cabeza, ya no valía tanto la pena tener un disco o siquiera salir de la casa. No sirvió de mucho la inclusión de estos reproductores en las tiendas u ofrecer terminales donde se podía escuchar la música en el mismo local, o hasta tarjetas con membresías: la suerte estaba echada y para el período 2004-2006 Tower Records entra en bancarrota. Nunca viene mal para estas multinacionales echarle la culpa a la piratería, así que en esa época también lo hicieron. Justamente se habían salvado de semejante debacle los locales japoneses que siguen en pie como si nada, siendo los líderes de la región.


La escisión de Tower Japón había ocurrido en 2002, el mismo año del segundo aviso publicado: un aviso de La Cuponera de Clarín que incluye un 15% de descuento en Tower Records. Es que más allá del contexto internacional, la situación argentina no ayudó mucho: la crisis de 2001 frenó los planes de expansión de la empresa, y se fue retirando lentamente del país, dispuestos a no invertir un peso más “a lo grande” como quisieron en un principio. En consecuencia un fondo de inversión nacional llamado Condor Ventures se hizo cargo de la marca (al igual que de Gap y Banana Repulic) pero no lograron generar un gran cambio a la situación inevitable: en 2003 cedieron todo a Fenix Entertainment, para cuando se estaba pidiendo concurso preventivo… y planificando vender electrodomésticos en los locales! Puede sonar alocado, pero Musimundo lo comenzó a hacer en 2011 tras ser comprados por Megatone sin que generara mucha sorpresa…
El caso Tower no generó mucho revuelo los años siguientes hasta la aparición de un documental en 2015 llamado “All things must pass”, que trascendió en 2018 con más fuerza tras su estreno en Netflix. Si en estas épocas hay una reactivación de la industria musical gracias a Spotify o Apple Music, Tower Records (al mejor estilo Blockbuster) se negó a seguir avanzando hacia ese lado. Llegó tarde a la etapa digital, y el mismo mercado se los terminó deglutiendo, dejando en tono sepia las épocas en que paseaban por sus pasillos artistas como Elton John, Eric Clapton, Jimmy Page o Dave Grohl quien fuera además empleado justamente porque sí le permitían trabajar con el pelo largo…

miércoles, 3 de julio de 2019

Tu dosis justa de chocolate



Cómo marcha su Semana de la Dulzura? Si tienen ganas de regalar algo realmente innovador (por lo menos para nuestro mercado) pero basado en algo clásico, les tenemos el vistoso producto de la imagen, otra vez de la marca Rocklets: se trata  del Rocklets Up, un dispositivo que para alguien fanático de los confites de chocolate va a saber apreciar… por lo menos en un principio, hasta que le pase la novedad.
Como pueden verse en las fotos, se trata de una especie de tarro de vitaminas Centrum que cabe en la palma de la mano y que al agitarlo se lo escucha lleno de confites. Algunas páginas de venta lo promocionan como "dispenser lúdico" y otros simplemente como un tubo relleno de chocolate confitado. En su parte superior tiene una tapita que me hace acordar mucho a los antiguos envases de Sucaryl, donde salía de a una pastilla a la vez. A ver si se entiende el mecanismo: quien sostenga el aparato deberá adivinar qué color de Rocklet va a salir, y elevar el tambor del envase: como se ve en la tercer foto, dentro hay como una especie de mini-centrífuga con un palito que se va al fondo, y que al devolver el frasco a su posición original siempre arrastra un confite a la superficie: de esa forma, cada vez que se hace este movimiento el tarrito te sube a la superficie de a un confite: éste será comido por el realizador del movimiento si le acertó al color. Si no, se lo come otro.  Puede costar entender el mecanismo, pero dándose maña se va entendiendo.
Este juego de desafío tal vez no resulte demasiado atractivo para jugar mucho (sobre todo porque no es muy entretenido comer de a un confite a la vez) pero el diseño del tarro y lo bien que funciona lo convierte en un producto querible. Ofrece además la siguiente ventaja: la tapa blanca de su superficie se puede retirar como un tupper, permitiendo volverlo a llenar de nuevos Rocklets y jugar eternamente. Curiosamente, el relleno original que trae el juego es de apenas un poco menos de la mitad de su capacidad.
Resulta demasiado sospechoso que Arcor haya ideado por su cuenta semejante dispositivo: muy probablemente alguna golosina extranjera haya tenido éxito vendiendo un producto similar, pero por el momento esa marca no la rastreamos…. habrán sido los M&M? Sí podemos resaltar que últimamente han ido apareciendo ideas innovadoras con estos confites: el año pasado los huevos de Pascua Rocklets trajeron unos auriculares de buena calidad, en estas últimas Pascuas venía una caja con un tablero para jugar a una especie de ruleta con ellos, Rocklets Haloween sabor chocolate blanco (muy adictivos), tuppers y vasos llenos de ya saben qué cosa colorida…
Definitivamente es un regalo ideal y muy creativo para dar en esta Semana de la Dulzura, aunque la tentación de querer dejar de jugar, abrir la tapa y mandarse todos los confites de una vez como una lata de gaseosa es muy grande, y para las mentes un poco retorcidas está dando vueltas también el morbo de estar jugando con un pastillero de medicación que te deje bien “Up”…

martes, 2 de julio de 2019

Tiempo de Windows (1999)


Feliz cumple Pancho Ibañez! En este día probablemente muchos lo recordarán por sus grandes logros profesionales, como los programas El Deporte y el Hombre, Tiempo de Siembra, La Centuria o La Aventura del Descubrimiento. Va a ser casi cantado que tengan presente sus locuciones para La Serenísima, Genoma Lab, Marolio, Maxiconsumo o Universal Assistance. Desde aquí lo saludaremos con uno de sus trabajos menos recordados: ser la imagen en 1999 del Curso Visual y Práctico Aprendiendo PC, el cual podía venir con 2 libros o un juego de regalo además de fichas desplegables, CD’S (y su carpeta contenedora) con autoevaluaciones y hasta profesores en línea. Nada mal por costar 180 pesos actuales (o sea 4 dólares de entonces) por semana… 

lunes, 1 de julio de 2019

Síganla que no los va a defraudar! (1974)



Cuando se están cumpliendo 45 años de la muerte de Perón, vale la pena recordar también que a partir de allí otra persona con el mismo apellido iba a seguir gobernando (de una manera bastante particular) hasta donde se le permitió. María Isabel Martínez de Perón o ”Isabelita” gobernó el país hasta Marzo del 76 y durante ese tiempo lógicamente la publicidad oficial no dejó de existir.
Alguien recuerda haber visto alguna propaganda política hecha en apoyo a Isabel? Esta foto pertenece justamente a esa etapa: obtenida de un ejemplar de Diario de Cuyo de Octubre del 74 hecho trizas, se ha logrado rescatar lo más valioso. Lo único que se ha perdido es la zona central de la imagen, donde se veían los imponentes micrófonos de Canal 7.
Este mensaje buscaba dar algo de esperanza y aliento a un gobierno altamente debilitado, ofreciendo la terminología del Plan Argentina Potencia, aquél lanzado por el mismo Perón en el 73. Tras su muerte siempre se dijo que fue López Rega el encargado de seguirlo llevando a cabo, con resultados para nada buenos.
Otra paradoja del destino es cómo el aviso institucional cierra: con la expresión “Sigámosla”. El mismo vero que iba a caracterizar a otro presidente peronista (oriundo de La Rioja) años después. Ese mismo personaje que, cuando a Isabel se le nombraron reiteradas veces en las elecciones de aquél 1989, le provocó decir ante las cámaras una de sus frases más famosas: “No me atosiguéis!”

domingo, 30 de junio de 2019

Placas y primicias por siempre

Este mes tan trágico para las celebridades ha generado en las últimas horas también la partida de Héctor Ricardo García. Un periodista y empresario teatral y mediático que hace rato estaba desdibujado el ambiente, pero que su impronta marcó durante décadas la manera de comunicar: una manera que en el pasado se demonizaba por parte de medios más moralistas y políticamente correctos pero que las demandas comerciales también a ellos los fueron acercando la denominada impronta “popular” que caracterizaba a García. Era evidente su talento detrás de las cámaras y micrófonos, pero también se dio el lujo de conducir un programa como Carpa 7, en el canal estatal en 1969 donde ya se evidenciaba su estilo inconfundible. Ese estilo que se venía gestando desde las épocas de Teleonce (no logrando conseguir la renovación de la licencia durante el alfonsinismo, tras haber perdido sus medios en manos de Isabel Perón), Radio Colonia, Teledos y algunas producciones independientes para canal 9 como “La década del 80” o “Parece que fue ayer” con Pinky, pero que gran parte del público milennial conoce a través de Crónica TV, un canal cuyo contenido bizarro el tiempo lo fue convirtiendo en memes y frases hechas. Muchos canales otrora “profesionales” se fueron descontracturando y trataron de imitar dicho estilo, pero no a cualquiera le sale sin resultar algo patético o culposo: placas rojas y música catástrofe van en un solo lugar. Tampoco funcionó a la inversa: en las épocas en las que el Grupo Olmos adquirió sus medios (el diario en 2005 y el canal desde 2012) intento dar una pátina de mejor imagen e ir retirando lo vulgar o chabacano, pero el hecho de haber vuelto a sus raíces desde 2016 en adelante ha sido un verdadero acierto. Es que no hay que forzar las cosas: si en tu ADN hay capacidad como para poner a Carozo y Narizota como conductores de tv, no hay que reprimir ese talento. Ningún otro canal consiguió unir las grietas del humor y tener parodias en Cha Cha Cha, Todo por Dos pesos y Videomatch al mismo tiempo. Y ningún otro diario fue capaz de venir prácticamente con música incorporada: “Bandas y Estrellas por Siempre” de John Philip Sousa sonará inevitablemente en nuestras cabezas, tal cual podía oírse en Radio Colonia, Teledos o por supuesto Crónica Tv.
Por eso en medio de épocas tan adictas a lo audiovisual decidimos trabajar a destajo para ofrecerles la siguiente publicación: un suplemento del año 2003 del diario Crónica que reflejaba sus 40 años de vida y en donde se hizo una imperdible selección de tapas históricas del diario hasta ese momento. Si bien “El Gallego” supo incursionar en otros productos gráficos como Así es Boca, Ahora, Flash o los diarios Democracia y El Atlántico, fue a través de este diario que consiguió dejar su huella más fuerte: en el 94 Crónica Tv y su capacidad de traer toneladas de móviles y primicias complementó perfectamente el espíritu del diario. A disfrutar sin culpa: ya va a haber tiempo de sobra para criticarlo más adelante por el buen gusto de ciertas tapas o notas. A seguir la vida contando los días que quedan para la primavera, evitando que se nos cruce el atendedor de boludos, pisteando como campeones o que no nos dejen entrar a un boliche por ser demasiado facheros… nos veremos en otro momento, quédense disfrutando la décima carrera en vivo desde el Hipódromo de Palermo.      
























Algunos extras de Crónica fuera del suplemento comentado: a la izquierda, una publicidad de Abril de 1987 de uno de sus tantos juegos de azar incluidos en sus ejemplares. A la izquierda una tapa también de Abril pero de 2002 con una noticia increíble...

Diseño actual de Crónica: entre las amargas noticias de la actualidad, bien en claro el mensaje que durante 2019 el canal (ahora en HD cumple 25 años. A la derecha capturas del logo actual del canal para fechas especiales (Malvinas, Navidad, etc)

Publicidades actuales de Crónica: suplemento Abrazo de Gol (hogar de la Chica Crónica) y el servicio de recepción de denuncias vía Whatsapp.

Azarosa selección de capturas que se fueron desarrollando durante todo el día en un especial que Crónica TV había hecho recientemente y que ahora repitió: se cruzaron fotos retro de la era dorada del diario junto a hitos dentro de la emisora: reapareció el Pitufo Enrique, los micros de LA Pavada, los programas de Anabella Ascar (su última pareja), los titulares de  la muerte de Peron... hasta las placas de cuando el Malevo Ferreyra se mató se filtraron  entre el festejo. Si observan con atención, verán que las tapas de diarios que fueron apareciendo dicen debajo la fecha de publicación de la misma manera que las tapas que hemos publicado aquí. Parece que la gente de Crónica reucrrió al mismo suplemento que nosotros a la hora de hacer esta publicación... 

sábado, 29 de junio de 2019

El Día del Ñoqui (2009)



Hace 10 años se celebraban las ultramediáticas y muy polarizadas elecciones legislativas (adelantadas) en donde se enfrentaban Néstor Kirchner y Francisco de Narváez, resultando ganador éste último si bien terminaron elegidos los dos. La primera derrota electoral del kirchnerismo desde su asunción y aunque lo lograría revertir en 2011, sentó las bases de una irreconciliable pelea entre Gobierno y Medios de comunicación del que todavía se habla.
Serían las elecciones de los candidatos testimoniales como Sergio Massa o Daniel Scioli, de ir a votar con barbijo por la Gripe A, de la crisis mundial como contexto, del Gran Cuñado, de la crisis del campo aún reciente (con candidatos salidos de ese mismo período), de Aníbal Ibarra saludando gente contratada, de la ruta de la efedrina de De Narváez, de Jorge Rial confesando entusiasmadamente ser macrista, de ruralistas que no estaban del todo seguros si Cristina terminaba su mandato y de una lenta pero segura participación ciudadana desde esa cosa rara nueva que dicen llamar “redes sociales”.
Esta tapa de revista Fortuna de Marzo del 2009 se preocupaba por alertar sobre todo lo que tendría que venir después de las elecciones: aumento acelerado del tipo de cambio, fuga de divisas, caída del empleo… y hasta un regreso post electoral al FMI! Todo esto y mucho más por apenas 10 pesitos, y agradezcan que esta vez los floggers no tienen la culpa de nada…

viernes, 28 de junio de 2019

Golpe de Suerte (1974)



Si te sentís de suerte la lotería de San Juan, por un entero de 30 pesos (o medio de 15) sortea 300 mil pesos que no le vendrían mal a nadie. Sortea exactamente el 28-06-74. Pueden alcanzar para un pantalón tiro alto, otro tipo campana-pata de elefante, unos croc tops, alguna prenda de pana y con el vuelto se puede comprar en el kiosco un chocolate Aero y una Crush Orange… y si esta semana te toca a vos?  

jueves, 27 de junio de 2019

Del azul venimos y al azul volvemos (1997)


 

Se está produciendo un importante relanzamiento de los lácteos Milkaut, una marca que en la cabeza de muchos no sobrevivió más allá de la Alianza pero que siguió viva todo este tiempo con un perfil bajo. 
Se decidieron por algo bien arriesgado: abandonar el logo que los caracterizó durante años (el nombre en azul rodeado de líneas verdes y celestes) y convertirlo en el que vemos en el sachet de yogur a la derecha, con un azul bien preponderante. Lo llamativo de este cambio es que también durante sus mejores épocas marketineras, fines de los 90, habían decidido una estrategia similar.
Podemos ver en la foto de la izquierda un aviso de 1997 donde se anunciaba el nuevo yogur “azul” de Milkaut sabor frutilla. No era un cambio de colorante del yogur, tenía el color de siempre pero con un packaging muy vistoso. La misma idea de la derecha, hasta casi con las mismas frutillas dibujadas…

miércoles, 26 de junio de 2019

Vuelve la saborizada arrepentida…



La gran ventaja de tener la marca de polenta más conocida y vendida (que logró el increíble hecho de quitar del trono a la histórica polenta Mágica, que no es poco) le genera a Arcor cada tanto experimentar con su producto y animarse a sacarle cosas nuevas. Casi siempre ese “cosas nuevas” significa arriesgarse a sacar una línea de polentas saborizadas Presto Pronta. Un concepto que hasta ahora les cae bien a  los consumidores por un ratito pero a la larga sólo queda como moda, regresando al sabor tradicional.
A mediados de los 90, como ya publicamos en esta página, aparecieron las Presto Pronta sabor napolitana, fugazzeta y jamón y queso, además de la vistosa variedad fortificada Baby, que no era otra cosa que una afrenta a la Vitina. Luego de semejante osado hecho volvieron a intentarlo a principios de esa década: no sólo se animaron a sacar productos en lata (por ejemplo un guiso de lentejas) sino que insistieron con las variedades saborizadas, pero de una manera más austera: queso con cebolla, con trocitos de vegetales y nuevamente la fortificada. Lograron durar varios años en el mercado pero llegó la hora de pasar la posta y ahora es  el turno de unas nuevas saborizadas: panceta con queso y espinaca a la crema.
Lo que más impacta de entrada son sus tamaños diminutos, asegurando al mínimo el margen de pérdida. Parece ser que se dieron cuenta que para estos experimentos no es muy común que se animen a comerse un paquete entero. El que quiera repetir más de 4 platos va a tener que comprarse otro envase, que sale casi como una polenta tradicional de envase convencional.
Al abrir el paquete de panceta y queso lo primero que nos invade es un fuerte olor tipo Saladix que en lo personal me recuerda a la sopa de queso con trozos de jamón Knorr que salía hace una década. Quien la haya probado puede darse una idea de lo que digo, aunque de sabor no son similares y en el caso de la Presto Pronta la sal está más regulada. Hay trocitos dando vuelta súper pequeños de algo sabor similar a la panceta, pero como se dijo más arriba no hay un sabor excesivamente salado o invasivo. Tal vez haya ayudado que se la probó con una rica dotación de queso mantecoso…
El siguiente sabor, el de espinaca a la crema, resultó aún mejor: también tiene los trozos de la susodicha verdura dando vueltas, y deja en la boca esa sensación de haber comido algo pastoso con hierro como la espinaca legítima. El sabor suavizado tipo caldo  de verduras que la acompaña hace un plato bastante más armonioso que el otro sabor, pero ninguno de los dos por suerte ha sido excesivamente malo como para no volverlo a comprar.
La probabilidad de que duren en el mercado por mucho tiempo, tal cual le pasó a todas sus versiones anteriores, es muy baja. Pero para los que le gusta experimentar con el plato d polenta de siempre, es una buena idea. Y para el tradicionalista que ve estas ideas como desagradables creaciones modernas artificiales, el amperímetro no se les va a mover. Eso sí, siguen contando con la amplísima ventaja de estar listas en 1 minuto y también la misma desventaja de la polenta tradicional sin importar marca: volverse un perturbador cubo de gelatina granosa al otro día.
Y para los fanáticos de la polenta pura, impoluta y clásica les dejamos este aviso de 1995, en donde podemos ver que a pesar del paso del tiempo los cambios de logo y envase han sido siempre muy leves y hasta casi imperceptibles. Pero además, épocas en las que se comenzaba a imponer esta marca de polenta por sobre todas las demás, y al final lo lograron con creces al punto que es difícil ver otra marca en una góndola, o que se nos ocurra otro nombre de polenta que no sea la de Arcor…