El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

jueves, 28 de octubre de 2021

La verdad de la Patynesa


A fines de Octubre de 2016 se gestaba la llegada de un nuevo producto por parte de la marca de hamburguesas Paty y caracterizado como innovador: con una campaña publicitaria que incluía imágenes originales de Mazinger Z, nacía la denominada milanesa Paty. Con el extraño empaque que vemos en la foto: la palabra milanesa aparece minúscula entre su descripción, la foto con un limón y envuelta en servilleta servía para ahorrarse la palabra. Toda una curiosidad que se haya lanzado este producto si se tiene en cuenta que Paty hacía añares disponía de un producto que ya emulaba la clásica milanesa y se llamaba justamente Patynesa, un nombre que sonó fuerte durante sus publicidades de los 80 y 90.  
Más extraño todavía es que 5 años después siguen conviviendo en el mundo de los congelados tanto la milanesa Paty como la Patynesa, sin que se hayan preocupado por decirnos cuál es la diferencia entre una y otra. A decir verdad, sí hay diferencias: la clásica Patynesa ahora sólo está disponible en un envase de 2 unidades, presenta un apanado de color naranja bastante artificial, tiene soja en su composición y es bastante perfecta en su forma ovalada. En cambio, la milanesa congelada Paty sí viene en caja de 4 unidades, tiene sólo carne vacuna, presenta un apanado más irregular y de color más tostado además de ser bastante irregular en su forma: dicho de otra forma, trataron de imitar de manera más precisa una milanesa artesanal casera. Dicho de otra manera, la milanesa Paty pretende ser la evolución de la Patynesa que para estos años quedó demasiada industrial o artificial, aunque a pesar de eso ha pasado un lustro y siguen ambas conviviendo en el mercado como si nada.
Para cerrar estas reflexiones semicongeladas les dejamos uno de los primeros avisos de la mentada Patynesa, proveniente de 1983 donde se confirman nuestras sospechas. En esas épocas fue vendida como una perfecta imitación de la milanesa casera, tal cual quisieron hacer con su nueva versión en 2016: seguro que no se imaginaban que el tradicional dicho "la verdad de la milanesa" fue slogan de Patynesa, pero así fue. Podrán haber cambiado los tiempos, gobiernos, tecnología y cultura pero se ve que no tiene ganas de cambiar la costumbre de comer milanesa con limón, porque entre estas dos fotos (y sus 33 años de vida) fue lo más inmutable que quedó...

No hay comentarios:

Publicar un comentario