El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

lunes, 7 de agosto de 2017

Juventud desorientada



Pocos calzados nacionales generaron con el correr de los años tanta pasión como las zapatillas flecha: forman parte de los símbolos más recordados de la juventud de otras épocas. Es que su empresa fabricante, la mítica Alpargatas, era creadora de productos que marcaban generaciones y las Flecha fueron su respuesta para conquistar a los adolescentes y jóvenes adultos, aquellos que ya estaban cansados de andar usando calzado de cuero para todo y buscaban algo más cómodo. Con el antecedente de calzados que no precisaban cuero como las Champion o las Llavetex, en 1962 Alpargatas lanza al mercado las Flecha, su primer calzado elaborado con lona, suela de PVC y con su punta aserruchada característica, detalle que la convertiría en lo más recordado de su diseño. Modelos tuvo muchos pero definitivamente el más famoso se llamaba ½ Basquet (de tiro bajo) y representó siempre el modelo más conocido y vendido. A lo largo de los años 70 y un poco los 80 Flecha fue vinculada directamente con un producto de moda y juventud, y tenía publicidad de sobra para demostrarlo: no solo en los típicos avisos gráficos y televisivos, sino también como auspiciante principal del primer programa conducido por Juan Alberto Badía (llamado justamente Flecha Juventud) pero también apareciendo oportunamente sobre los pies de los principales músicos del país, como por ejemplo Charly García y Nito Mestre durante su era de Sui Generis, pero también sobre deportistas como el Beto Alonso en un partido en el que River jugó contra el Cosmos de New York en 1980 y lo tuvo que hacer con esas zapatillas. Justamente durante esta fructífera época se produjo un importante cambio en la estrategia comunicacional de Flecha, que sigue siendo motivo de controversia, una especie de mito publicitario: tras el golpe de Estado de 1976 su logo, que siempre fue una flecha apuntando a la izquierda, pasó a apuntar hacia la derecha, como si tratara de dejar un mensaje subliminal ideológico en esa transición. También modificó su slogan, que pasaba de ser simplemente “Juventud!” al menos recordado pero también potente “Va en tu mismo sentido”. Allá por 1996 los creativos de Flecha afirmaban para la revista Noticias que ese cambio fue mera casualidad, sin tintes políticos. Sin embargo, 10 años después Gabriel Garaffa (hijo de uno de los fundadores) revivió la polémica y afirmó que efectivamente el gobierno militar ordenó el cambio de logo para evitar suspicacias hacia el temible comunismo. La primer imagen es justamente una publicidad con el logo clásico, de 1978. El siguiente, que abarcaba varias páginas, ya era de 1983 y venía con el cambio incluido. Varios pie de página con el nombre Flecha, para que justamente cuando uno cambie de hoja siempre hacia la derecha, se refuerce la idea de que tanto marca como lector van en el mismo sentido. Llama la atención que en el primer aviso es la zapatilla lo más importante mientras que en el segundo caso casi ni se ven. Justamente a principios de los 80 el negocio de producir este tipo de zapatillas decayó fuertemente: mientras que en sus mejores épocas llegaba a producir un millón de pares mensuales para esos años el aluvión de productos importados les empezó a golpear, y transitaron períodos de inestabilidad de modelos y nombre: primero aparecieron las Flecha Jogger (con un diseño totalmente distinto al que las hizo populares, copiando las marcas más exitosas) y luego una triste transición hacia abandonar la flecha roja como logo: primero aparecía chiquita en los avisos para luego desaparecer definitivamente. La marca en sí no duró mucho más: para mediados de los 80 las Flecha desaparecieron del mercado, no sólo golpeadas por la competencia sino bastardeadas por su propio público: habían empezado a resultar anticuadas y dejaron de ser moda y símbolo de estar en onda. Se iban no sólo tildadas de viejas y feas, sino portar con el triste recuerdo de haber sido el calzado de los combatientes de Malvinas, en lugar de borcegos: definitivamente un calzado no apropiado para climas tan fríos. De esa manera la historia de esta zapatilla tuvo un parate hasta mediados de los 2000, cuando la moda por lo retro las reclamaba exhaustivamente. Distintos usuarios las comenzaron a comprar por Internet: cuanto más viejo y original el diseño, mejor. Zapaterías que se habían quedado con remanente de los años 80 de repente las volvían a vender como siempre. Es así como llegamos a 2006, cuando Kosiuko decide reflotar la marca y volver a producir modelos Flecha en serie. La situación de Alpargatas fue tan errática en los últimos años que entre los desprendimientos de marca que sufrió las Flecha dejaron de existir nuevamente: actualmente se encuentran más enfocados en imponer una marca japonesa de zapatillas llamadas Mizuno. Sin embargo, el negocio de la venta on-line de modelos antiguos y que quedaron dando vueltas sigue tan vivo como siempre. Es difícil volver a imponer una marca así en un mercado saturado con nombres extranjeros y con múltiples su-funciones y variedades, pero el instinto nostálgico de muchos fanáticos las siguen manteniendo vigentes de la manera más sincera: utilizándolas a diario a ver si es cierto que con ellas se corre más rápido y permanecés joven y despreocupado para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario