El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

domingo, 2 de abril de 2017

Marcas de la Guerra

En 2010 Telefe estrenó “Lo que el Tiempo nos dejó”, un unitario de Sebastián Ortega dedicado a historias ficticias ocurridas durante momentos importantes de los por aquél entonces 200 años de vida de la Argentina. Uno de sus capítulos estuvo dedicado a la Guerra de Malvinas, centrando su trama en un chico que manda una carta con un chocolate a un soldado de la guerra a pedido de su escuela, pero dicha carta jamás llegaría a destino. A lo largo del episodio se repite uno de los recursos favoritos de Ortega: ambientar sus programas a otra época, sobre todo a los años 80. Ya lo había realizado con Costumbres Argentinas en 2002 y lo volvería a hacer con Graduados en 2012. Es por eso que entre cada escena podemos ver escondidos pequeños indicios de esa época: marcas de productos que aparecen para ayudar a la ambientación, que aquí recopilamos para el que se le haya pasado por alto en ese momento…

El chocolate que viaja con la carta, casi tan protagonista como el chico, resultó tener nombre y apellido: por unos segundos asomó su frente y se trataba de un Noel, con el logo acorde a esa época.

En una escena en la que la familia del chico está almorzando, detrás de su mamá (Julieta Ortega) se asoman dos productos de cocina de la época: una botella retornable de gaseosa Gini y una botella gigante de vidrio (también retornable) de aceite, muy probablemente un Cocinero…

En la habitación del niño se asoman distintos pósters, entre los que se puede distinguir uno de Titanes en el Ring y una careta que parece ser Calculín de Anteojito

La historia de la carta perdida llega a la prensa, y es así que la revista Gente (uno de los tantos medios colaboracionistas de la época) pone al chico en su tapa. Curiosamente el grupo (Atlántida) que alguna vez fue dueño de Telefe…

La noticia no queda allí, sino que también llega a la tv. Y es así como en el medio de un gran estudio lleno de gente donando cosas (las 24 hs de Malvinas?) nos encontramos con Claudia Fontán (Pinky?) sosteniendo un papel con el logo antiguo de ATC

El padre del chico (Fabián Vena) es el que lo acompaña cada vez que tiene que enviar su carta. Y por supuesto, el sitio para hacer esos envíos es una oficina de Encotel. La cosa no queda allí: el papá también lo invita a comer a Pumper Nic!

La música está muy presente en todo el capítulo: obviamente rock nacional y sobre todo de Charly Garcia, el amigo de la familia Ortega. De esta forma vemos varias veces el antiguo proceso de grabar casettes desde un LP, en este caso usando casettes marca TDK

En una de las escenas finales puede verse el vehículo de esta familia: un Citroen 3CV que tenía pegado en uno de sus vidrios el clásico sticker de la “ranita” verde…

No hay comentarios:

Publicar un comentario