El Gran libro de las Marcas fue una recopilación de envoltorios, envases, publicidades y avisos sobre muchos productos: golosinas, galletitas, chocolates, alimentos, bebidas, medicamentos, productos de limpieza, cosmética, perfumería, higiene, etc. Lo comencé en 2002 y lo terminé en 2006. Llegamos al 2012 y, 10 años después, y con las posibilidades de interacción de la actualidad, decidí retomar las colecciones para agrandarla aún mas. Con el propósito de compartir los logros realizados en esa vieja y en esta nueva etapa, se crea este blog. También será el canal de comunicación para todos los que se ofrezcan a vender cosas que ustedes tengan, y así agrandar la colección. Saludos y ojalá que lo disfruten!

lunes, 30 de mayo de 2016

El kiosco retro (y no tanto)

Atribuidas principalmente a los niños, las golosinas son el mejor indicador de los cambios generacionales entre publicidades y décadas. Algunas épocas tuvieron la suerte de tener mejores variedades, otros tuvieron que conformarse con bastante poco. Pero sin duda son la tentación favorita de todos, sin importar la edad. Vamos a pasear por diversas épocas salteadas, recordando algunas golosinas de antaño, así como también algunas que hoy pueden verse en algún almacén o supermercado. Mirar no engorda!

En esta publicidad de 1981 se consideraba un "postre" algo bien solemne y para compartir, pero al Mantecol los años lo fueron achicando y convirtiendo en una golosina personal, y para degustar en cualquier momento del día, no sólamente después de la cena. Del tradicional Georgalos hoy pasamos a la megamultinacional Mondelez, que continuó la posta hecha por su predecesor Kraft, y lanzó ahora el Mantecol Extremo.

Una galletita súper clásica, en una nueva versión: los tradicionales anillos de Terrabusi abandonaron hace rato las cajas (de metal o cartón) y además de verse en las surtido Variedad, se las puede conseguir en su propio paquete, el cual trae únicamente estas galletitas que pueden comerse con el dedo meñique. El envase actual seguramente cuenta con el aval de Florencio Randazzo y Guillermo Dietrich.

Siguiendo con Terrabusi y también con Variedad, encontramos este "medallón" (así le decían) de Tom y Jerry, el cual venía como premio en los paquetes. En 1999 cosas así podían conseguirse adentro de las Variedad, ya que por esos años Terrabusi (Nabisco en realidad) tenía en todas sus galletitas a muchos personajes del Cartoon Network.

Son antiguas, pero a la vez modernas, y ojalá nunca dejen de fabricarse: las inoxidables DRF, las cuales siguen conservando los mismos sabores que en estos avisos de 1965 (aunque peppermint ahora se le dice a la variedad de menta) aunque ya no suelen verse publicitadas como producto infantil, sino más bien para gente grande. Igualmente, son comidas por todos los targets. Nacieron en 1914 de la mano de Darío Rodriguez de la Fuente, creador de su sigla. Hoy son propiedad de Mondelez.

Productos simpsonizados: desde su creación, siempre Los Simpsons son sinónimo de éxito en ventas. Aquí podemos verlos en dos productos actuales de empresas distintas: por un lado las rosquillas con granas (en realidad son galletitas tipo anillitos con glacé y grana por encima) de Fantoche y las tradicionales monedas de chocolate de Felt Fort, que ahora tienen motivos de los personajes de Springfield. La empresa de Ricky tambien ocupa a los muñecos amarillos en sus Chupelatines y el Jack.

Siguiendo con los productos Fel Fort, nos encontramos ahora con uno que ya no viene más: el Chiclefort. Puede resultarnos raro pensar que alguna vez Fel Fort, una marca tan vinculada a los chocolates, también hizo chicles, pero así fue. Este producto se comercializó a principios de los 70 y en este aviso de 1972 aparece nada más ni nada menos que el reconocido payaso Firulete, quien prestó su frase icónica para vincularla al slogan del chicle: "Como dice Firulete, Chiclefort lo prefieren diez de cada siete".

Regresando violentamente a la actualidad, nos encontramos con un producto extraño: a quién puede resultarle atractivo comer un chupetín ácido? parece ser que a las adolescentes. Por eso Arcor desarrolló estos curiosos chupetines junto al auspicio de 47 Street, muy fashionistas aunque de sabor no muy dulce. 

Desde su creación en el 2000, Mister Pops se convirtió en sinónimo de marca de chupetines... pero alguien se acuerda cómo le decía Arcor a sus chupetines antes de denominarlos así? La respuesta está en esta historieta de 1986, donde nos encontramos con... Arquito! un chupetín compañero de Robin Hood que era publicitado con pequeñas historias en las revistas infantiles.

Siguiendo con los chupetines, nos encontramos ahora con el híbrido entre chocolate y producto en palito: los Chupelatines de Fel Fort, los cuales aparecen esporádicamente pero siempre con buena aceptación. Publicidad de 2005.

Los kioscos desde siempre vendían carteritas, pero esta vez apareció una que no tiene nada que ver con cigarrillos. Se trata de una carterita literal, bajo el nombre "Jewerly Box" y con la foto del personaje de Sakura Card Captor. Contenía una gran cantidad de pastillas dulces, aunque en ningún lado pudo verse el sitio de fabricación. Habrá sido argentina, japonesa, chilena, paraguaya, brasilera o de dónde? Lamentablemente ese misterio no se pudo resolver. La foto es de 2013.

Estos oscuros personajes no podían faltar en este kisoco virtual. A la izquierda vemos una publicidad de caramelos Suchard de mediados de los 40, y ya aparecía un negrito antojado de dulces. La semilla que años más tarde derivaría en los famosos Sugus, también de Suchard hasta el 2000, cuando pasaron a ser de Arcor. Mientras tanto, en 1996 podías comparte la variedad con muñequitos sorpresa.

Un poco de salud por favor! Entre tantos productos poco alimenticios, hacemos un parate y sumamos algo que siempre una madre prefiere ofrecer antes que golosinas: un yogur, en este caso de La Serenísima, en sus sabores de edición limitada de 2015 Frutilla con Crema y Banana con Dulce de Leche. No tenían mucho sabor en comparación a lo que uno creía, pero por lo menos uno tenía la alegría de estar tomando lo mismo que Carlos Tevez...

En 1953, los chicos no llevaban a la escuela ni galletitas Toddy ni juguitos Baggio: se llevaban un paquetito de bizcochos Canale! Un producto más recordado por sus gigantes latas y cajas que por esta presentación para infantes. Desde el año 2000 la Argentina es un país libre de estos bizcochos, porque desde ese año no se fabrican más.

Las posibilidades de rebusque para vender golosinas es inalcanzable: en 2014 dimos con Candy Art, un producto de la empresa Fun (creadora de muchos aparatos sofisticados para comer pastillas y caramelos). Consistía en una lapicera que expulsaba caramelo líquido, y adjuntaba unas hojas hechas de oblea dulce, para escribir en ellas. Acto seguido, uno podía comerse tanto el papel como la tinta. En la vareidad de tinta de manzana, aquí se escribió la sigla de esta página.

A princpiios de los 90, cuando aún era una empresa argentina, Bagley se dedicaba no sólo a vender galletitas sino también ciertas golosinas, como los míticos Graffitti y Tubby. Pero además supieron fabricar el Bizcuelo, este curioso minibizcochuelo que podía estar relleno de chocolate, limón o... sambayón! Un producto que no durpo mucho y que Internet ha menospreciado casi por completo. Aquí lo revivimos por medio de este un pequeño panfleto publicitario de 1993.

El Chiclefort ya no existe, pero los Cowboy sí: los chicles de Arcor con los años se hicieron un lugar en el kiosco ganándole terreno a otras marcas históricas como el Bazooka o Adams. Gran parte de su éxito se debió durante los 90 a la grandísima cantidad de premios y promociones que lanzaban con sus chicles, inclusive arriesgándose a crear personajes o historias originales, en lugar de apelar a la más sencilla estrategia de usar licencias de personajes famosos. A la izquierda tenemos una publicidad de 1997 y a su lado una de 2001. Pasaron pocos años, pero en el medio el clásico logo de Arcor le dio paso al actual.

Hay que darle una oportunidad a las desconocidas! No todo siempre tiene que girar en torno a Arcor y Mondelez. Aquí presentamos 3 variedades de galletitas para experimentar: primero encontramos las Festiva (creadas por Oblimar), las Luna Tiniebla de Mauri (el nombre más extraño en la historia de las galletitas nacionales! pero aí y todo de muy buena calidad y sabor) y por último las Surtidas de Marolio, las cuales son relativamente buenas aunque en la realidad no traen ni una glaseada. En la escala de calidad pondría: primero las Luna Tiniebla, después las Marolio y al último las Festiva, las cuales tienen lindas formas pero todas el mismo gusto indefinido.

Marca conocida en un terreno nuevo: desde hace años que Bimbo quiere imponerse en el país, y aun no lo logra con mucho éxito. Este año vuelve a intentarlo creando una línea de galletitas escolares bastante curiosas: vienen en un gran paquete que a su vez trae paquetitos adentro, para llevar a la escuela. En esta oportunidad de probaron los Chockys, unos medallones de galleta de vainilla bañados en un chocolate levemente amargo y aromatizado con mucha vainilla, pero a pesar de ello aseguran que es un producto muy muy natural. Tendrán éxito?

De Mantecoles no sólo vivió Georgalos: durante los 80, al igual que hoy, también producía este tipo de productos: caramelos masticables frutales marca Capicúa (del año 1983) y maní con chocolate, del año 1984. Ambas cosas se siguen produciendo, aunque con nombres y empaques más modernos: mientras tanto, los Capicúa se quedaron en los 80, y se convirtieron en un objeto de coleccionismo, que varios ofrecen en Mercado Libre.

Alguna vez comentamos que en 2004 Bagley-Danone lanzó una promoción en la que había que juntar muchos paquetes, y si uno lo hacía, podía canjerlos por bolsos, camperas y pelotas. Fui capaz de juntar muchos, y lo único que pudieron ofrecerme fue este bolso que vemos en lafoto, el cual era demasiado chico para meter un cuaderno siquiera, así que podría considerarse un "bolso matero". Aún se lo conserva, aunque el logo de Bagley se está borrando cada vez más rápido... 

Cómo olvidarnos de las gelatinitas? Las gomitas hoy están representadas por ese paquetito de Gummy Bears, una golosina alemana. Pero también sumamos a la foto a LA marca argentina de gomitas actualmente: Mogul de Arcor, quien con agresiva publicidad se llevó puesto a otras marcas como Billiken o FrutiGelatin, de la misma Arcor. Crecieron tanto las Mogul que ahora también son el nombre de caramelos masticables y de masticables confitados.

De vuelta a algo retro muy especial: La Tita y la Rodesia son eternas, pero a fines de los 90 aparecieron las variedades con chocolate, las cuales no sobrevivieron más allá de 2001. En la foto de esta caja fechada en 1997 vemos las anotaciones de las 4 variedades que existían en ese entonces. Lamentablemente el paladar tradicional fue el que ganó y estas presentaciones especiales con relleno de chocolate hace muchísimo que no se las ve más...

Un momento para la extrema pecaminosidad calórica: las galletitas Soft Baked Captiva son una verdadera tentación: vienen en ese paquetito en forma de harina y trae unas 6 galletitas como mucho, todas grandes y deformadas, dentro de algo que vendría a ser un pirotín gigante. Pero a pesar de ser muy poco estéticas... son exquisitas! El chocolate más mantecoso y dulce comido jamás. Para comprar, saborear y no arrepentirse.

Otra vez los chicles, pero esta vez con una marca bien conocida: el Bazooka de Stani, aunque en una variedad poco conocida. Este chicle con sabor uva no se lo supo ver mucho, pero en 1988 (año de la publicidad) aún podías comprarlo. Actualmente Bazooka es parte de Mondelez, y supieron sacar muchísimos sabores. Pero nada le gana a la menta y el tuti frutti. 

Más y más chicle, pero esta vez importado y en cantidades. Esto es un envase de 1998 de Mega Roll, un chicle estadounidense que se vendía por metro. Uno abría este disco por la mitad y venía el chicle en un rollo larguísimo. En la punta del envase podía cortarse, tal cual uno corta el numero de un local. Esporádicamente se lo ha vuelto a ver en la Argentina, aunque con envases mucho más chicos. Nada le gana al despilfarro de los 90!

Más importados: de Canadá encontramos estas galletitas tipo "cookie", tan populares en el hemisferio norte, y donde aquí encontraron su mejor representación con las Pepito y Toddy.

Si hablamos de pastillas, tampoco podían faltar las minipastillitas frutales La Yapa, aquellas que desde siempre venían con animalitos en sus envoltorios. Estas pastillas de Stani con nombre de canción de Los Nocheros conservan aún su largo envase y su sabor tan particular, mezcla entre azúcar y aspirineta. En este aviso de 1981 hacían mucho énfasis en su carácter frutal. Durante los 90 enfatizaron en los animales del paquete, tratando de dar un mensaje ecológico... y ahora? Bueno, ya no se publicitan pero todos sabemos que en algún lado se siguen fabricando y comiendo. Otra marca más en el carrito de Mondelez.

De vuelta a los chupetines: fuera del Pico Dulce, el Mr Pops y alguna segunda marca... alguien ubica alguna otra marca fabricante? Sí, no hay que olvidar a los Topps, aquella empresa estadounidense que arrancó vendiendo tarjetas de béisbol y hoy es famosa por ser la creadora de los sofisticados Push Pop y sus derivados (Baby Pop, Spray Pop, Ring Pop, etc). En 2014 lanzaron en el país un álbum de figuritas de los Toonix, los personajes nacidos de las tandas de Cartoon Network.

Chocolate sobre chocolate: Águila es famosa por su chocolate para taza y su minitorta... pero además fabrica muchas variedades de chocolate bien exóticas y elegantes, idelaes para regalar o comer a escondidas: a la derecha tenemos el Dor, relleno de mousse, y a la derecha tenemos el Marquise, una variedad de chocolate que desde 2011 no se la ve mas, pero también tenía rellenos especiales en su interior.

Un postre con cucharita: de la sección de lácteos no podíamos dejar de nombrar al Serenito, un postre considerado por muchas madres como una golosina más. Aquí lo vemos en una publicidad de 2001, cuando aún los confites que traía llevaban el nombre de M&M. La posterior crisis hizo que se convirtieran en confites sin nombre.

No podemos terminar esta sección sin hacer una mención especial a este simpático negrito de Sugus. ¿Qué tiene de distinto respecto a los antes comentados? que éste respondía a un nuevo sabor lanzado en 1983, el cual duró poco y no pudo verse después más: el "nuevo" sabor damasco. Pobre negrito! no logró llegar a la época de los paquetes con sorpresa para poder ser inmortalizado en un muñequito de plástico...

3 comentarios:

  1. no recuerdo esas titas y rodhesias chocolate, qué bien que las traiga acá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fueron un invento bien loco de Nabisco de fines de los 90, una manera de renovar las clásicas Tita y Rhodesia, si bien eso no significaba que dejaban de fabricar las tradicionales. Sin embargo, la gente prefirió quedarse con las de siempre...

      Eliminar
  2. New Diet Taps into Revolutionary Plan to Help Dieters Lose 20 Pounds in Just 21 Days!

    ResponderEliminar